martes, 11 de agosto de 2009

La Vida.-


Miércoles, ‎17‎ de ‎junio‎ de ‎2009, ‏‎22:06:13


- Y… la vida ¿cómo está?

- ¿La Vida?, mmm… la otra vez me la encontré pasando por la calle, hace tiempo que no la veía de frente, le pregunte como estaba, pero le costo mucho responderme, creo que estaba resfriada también, cansada de muchas cosas, no sabe si está bien el camino que tomaron para ella, camino que se vio obligada a elegir… me conto algo súper malo, me dijo que las personas que estaba conociendo elegían cegarse a si mismas para evitar sus problemas, pero yo le dije que dejara ser a sus amigos porque si así eran felices…

- …

- …Pero la Vida es súper porfiada, y me dijo que se resignaba a dejar las cosas como estaban, aunque las personas la decepcionaran, ella iba a seguir luchando, pero yo le dije: “Vida, eso es normal, tienes que vivir con ello, las personas… somos así”, entonces la Vida se sintió peor porque me dijo que le costaba mucho llevar ese peso en los hombros.

- Pero… ¿y la ceguera…?

- A la Vida le importa, pero ya no sabe que hacer para mostrarle a sus amigos la salida de la caverna, yo le dije que los dejara tranquilos porque ellos no verían la salida, hasta que sintieran la necesidad de salir del encierro, pero la Vida es tan porfiada que se mete igual no más en las decisiones de las personas y los empuja a salir de la caverna, entonces cuando no lo logra sale herida…

- No tiene porque salir herida si lo único que quiere es que las personas mejoren, de cada uno depende tomar un concejo o no. Las personas no somos malas ni vacías por las decisiones que tomamos, sólo somos mundos distintos, pero no aislados.

- Claro, pero la Vida no cree que las personas sean malas, a lo mejor si cree que sean “vacías”, pero los amigos de la Vida “No quieren” mejorar porque ellos creen que están bien como están, no sienten la necesidad de salir de la caverna y tampoco ven que las cosas podrían estar mejor, por eso la Vida cree que está puro parando el dedo.

- Pero Cristian, la Vida no es porfiada, la Vida es la Vida no más y el entorno de ella no es el entorno de los demás, pero aún así intercambian cosas de igual manera, ambas partes se preocupan igual, por algo existe la palabra amigos.

- …

- ¿Y qué pasó después?

- La Vida me dijo que tenía que irse, que estaba súper apurada, así que le di un abrazo de esos que no se olvidan, sentí como una pequeña lagrima caía sobre mi hombro, entonces le dije “Cuídate, espero verte pronto”.